100k

File 13-07-17, 18 42 48

Finalmente la he alcanzado. Finalmente he escrito 100.000 palabras de mi primera novela. No, todavía no está terminada, así que te puedo asegurar que la longitud final será mayor que ese número, pero aquí estoy, vivita y coleando tras escribir tantas palabras.

Déjame explicarte por qué esto es tan importante para mí: he luchado y batallado durante los últimos meses (y, cuando digo meses, quiero decir años) para poner en una hoja en blanco, en palabras, el mundo que mi mente ha imaginado desde entonces. He contenido un universo completo, con sus propias reglas e ideas, historias, incluso Historia, población, misterios y así en mi propia mente, y he batallado, como nunca antes, para explicarlo de un modo que pudiese ser mínimamente comprensible. He soñado infinitas noches con cómo hacerlo, y he temido todos y cada uno de los momentos previos al proceso de escritura.

Por supuesto, como ya he dicho, la novela todavía no está terminada, así que este proceso todavía será doloroso aunque maravilloso por algunas semanas más, en términos del borrador, y muchos más meses, en términos de edición y retoques finales.

Así que, ¿por qué, de hecho, esta meta de 100k es tan importante? Porque nunca habría imaginado, jamás, que sería capaz de hacer algo así.

Hace algunos meses, durante mi reto de escritura en noviembre (de acuerdo con NaNoWriMo), escribí la nada despreciable cifra de 50.000 palabras en solo un mes. Luché durante los siguientes meses, principalmente por temas personales y familiares (Navidad y ayudar con dos bodas increíbles, una de mi hermano y la otra de mi cuñada), pero conseguí escribir alrededor de 30.000 palabras más. No era la misma sensación, por supuesto, porque fue realizada en el espacio de varios meses, pero captas la idea.

Poco a poco, he sido capaz de añadir más y más palabras, y finalmente he alcanzado esta genial cantidad y todo me golpeó a la vez: lo había hecho. Había sido capaz de hacerlo y lo había hecho. Desde que era una niña, mi sueño era convertirme en escritora, una escritora de verdad. He aprendido a escribir mejor, a poner mis ideas en las palabras acertadas, a organizar un tiempo y un espacio mental correctos para hacerlo. Sin embargo, nunca conseguí situarme en una escritura mayor de 40-50 páginas (si acaso), alrededor de 20,000 a 25,000 palabras como máximo. No era capaz de articular mis pensamientos, las historias dentro de mi cabeza, para que fuesen escritas completamente o apropiadamente, porque todas ellas se merecían muchas más páginas/palabras para contarlas.

Asumo que no era el momento correcto para mí, que no estaba lo suficientemente preparada para hacer una tarea tan desproporcionada, así que tuve que aprender muchísima teoría para poder apenas intentar ponerla en práctica. Y, luego, lo hice: me di permiso a mí misma para parar de escuchar al miedo y comenzar a escribir, fuese cual fuese el resultado.

100.000 palabras más tarde, aquí estoy, mejor, más fuerte, más vieja pero más sabia. Sé que ha sido un largo camino y que todavía tengo más que caminar al frente, pero confío en lo que he conseguido, porque no todo el mundo puede decir que ha escrito 100.000 palabras de su propia novela, ni siquiera yo podría decirlo 9 meses atrás. He aprendido que puedo superar cualquier límite que me autoimponga, incluso aquellos que ni siquiera soy incapaz de imaginar. He aprendido que, si trabajo lo suficientemente duro, es posible. He aprendido a tratar conmigo misma y a llegar a términos con mi persona para hacerlo. He aprendido que el número no importa y que 100.000 palabras es solo el principio.

Advertisements