Celebrando el amor (y la gente)

Por una vez en este blog, no voy a postear un texto creativo, o un pensamiento profundo sobre el proceso de escritura y/o la vida en general. Por una vez, voy a hablar de una persona en concreto, y quiero que celebréis su amor y su persona también.

El sábado pasado, fui a la boda de una amiga mía. Ella es Elena y la conozco desde el principio de los tiempos (o, al menos, desde 2005-2006, más o menos). Esta boda, como cualquier otra debería ser, fue “solo” la representación de un amor que nació mucho antes de aquel día, y que ha crecido sin descanso desde entonces, cada día. Ella y su ahora marido Álvaro han mostrado al mundo un amor que es puro, simple y profundo como el amor de verdad debe ser: han estado juntos desde hace 9-10 años, desde que eran meros adolescentes, y han luchado una y otra vez por estar juntos, sin importar el cómo. Han superado problemas personales, profesionales y familiares, y también han luchado contra aquellos que no querían que estuviesen juntos… Por se aman el uno al otro y eso es lo que importa. El pasado sábado, durante la boda, mostraron una fiesta rica en detalles de ellos mismos y del amor que se tienen el uno por el otro.

elenaalvaro2

Pero… déjame que te hable sobre Elena: cuando la conoces por primera vez, puedes ver su cálida sonrisa, una sonrisa que nunca pierde. Es pequeña, educada y con una increíble melena. Es la persona que se conoce por ser tranquila y callada, que escucha muy bien y que te ayuda cuando sea que lo necesites. Si tuviese que describirla con una palabra, esa sería “corazón”. Ha ido y vuelto del Infierno y no hay nada que pueda quitarle esa sonrisa. Ha sufrido por gente y situaciones horribles, pero nunca se alejará del mundo. De hecho, ella siempre intenta, una y otra vez, hacer de este mundo un lugar mejor.

Es profesora, pero no cualquier tipo de profe: es una profe de verdad, maestra si quieres decirlo así, una de aquellas que está totalmente involucrada con sus  niños, y les conoce a todos y cada uno de ellos, en todos los aspectos, y puede manejar toda su clase con tanta facilidad que parece magia. Su pasión es enseñar a niños pequeños y no solo lo ves, es que lo sientes incluso cuando habla de ello.

Elena también es un increíble cerebro con patas. Ha estudiado dos carreras al mismo tiempo y en dos idiomas, además de un máster, todo sobre educación. Tuve la suerte de leer el trabajo final de su máster y quedé muy sorprendida de ver aquel plan educativo que había creado, y cómo había tenido en cuenta todos y cada uno de los puñeteros detalles que hay en la mente de un niño, transformándolos en una situación educativa.

También es una mente curiosa, que nunca está en el mismo sitio mucho tiempo: ha viajado por el mundo (sola y acompañada), siempre intenta aprender algo nuevo, aprender más de lo que ya sabe, y seguir mejorándose en cualquier campo personal, profesional y emocional.

elenaalvaro3

Elena es, en resumen, el tipo de persona que el mundo necesita, y el tipo de persona que el mundo más echa en falta. Reúne todas las características positivas que una persona debería tener, y alcanza sus máximos niveles de una manera exquisita: es una persona realmente amable, con una sonrisa perenne, que siempre intenta que la gente a su alrededor esté bien, mejorándose para ser la mejor, luchando por lo que es justo e intentando vivir su vida lo más felizmente posible.

El sábado pasado, celebré el amor en esa boda suya tan personal, friky y bonita, y todos deberíamos celebrar gente como Elena, aquellos que hacen del mundo un lugar mejor.

Que seáis cada día un poquito más felices y que nosotros podamos seguir disfrutando de vosotros y de vuestro amor <3.

img_1764

Advertisements