El Mito del Artista Deprimido

Encontré este comic hecho por la increíble Sarah Andersen hace algunos meses. Lo he tenido durante todo este tiempo, sabiendo que quería y tenía que escribir un artículo sobre él. Sin embargo, ya que el año pasado fue algo difícil para mí, con complicaciones en mi vida interior, “de salud” y artística, ahora me siento mucho más segura sobre lo que quiero decir usando este cómic y por qué. Así que déjame contarte el Mito del Artista Deprimido.

 

instagram-24-01

 

El Mito del Artista Deprimido ha estado pululando por cualquier tipo de sociedad que ha existido en la Historia, aunque ha crecido mucho más y más fuerte en los últimos 2 siglos o así. Desde el Romanticismo hasta el dia de hoy, todos sabemos que este Mito establece que un artista deprimido es mejor que uno feliz. El artista deprimido también incluye un artista que sufra de alcoholismo, adicción a las drogas, enfermedades mentales como un todo, o incluso de corazón roto. El Mito del Artista Deprimido dice que cualquier artista que tiene un problema severo en su mente y que se mantiene en este estado a lo largo de su vida (sin intentar mejorar) produce mejor arte que uno que esté perfectamente sano.

Como ejemplos tenemos a Edgar Allan Poe (con una turbulenta vida personal y emocional), Howar Phillips Lovecraft (con una tonelada de traumas sociales), Ernest Hemingway (rozando el alcoholismo), Vincent Van Gogh (murando de una, posiblemente, herida auto infligida), Francisco de Goya (que murió sordo, enfermo, loco y solo) y podría continuar así hasta el infinito y más allá. Todos ellos son mundialmente considerados como genios. Nadie cuestiona cuánto estarían sufriendo, en la misma línea en la que nadie quiere su trabajo sin su sufrimiento, implicando que sería peor o incluso directamente malo.

Sin embargo, tal y como Sarah Andersen representa bellamente en esta pieza, el Mito del Artista Deprimido es simplemente una mentira. Una sucia mentira que es mucho más dañina de lo que la sociedad tiende a pensar. Y, aunque la tristeza, la depresión y cualquier otra connotación negativa puede influenciar una obra de arte de alguna manera para hacer que su resultado sea mejor que sin ella, tal y como ocurre con cualquier otra emoción, ser un artista deprimido por siempre es totalmente incompatible con hacer arte como una forma de vida.

Piensa sobre el Mito del Artista Deprimido de esta manera: ¿alguna vez te has sentido deprimido tú mismo/a? Quizás por algo terrible que ocurrió en tu vida, la muerte de un ser querido o muchas cosas pequeñas pero pesadas y negativas que se amontonan una encima de otra y te ponen la vida patas arriba. Si has sufrido de depresión real, esta pregunta será más fácil de responder para ti. ¿Qué pudiste hacer durante ese difícil período de tiempo? Prácticamente nada, ¿verdad? Y lo que sea que hicieses, te parecía que no tenía sentido, sin intención o sentimientos por tu parte, ¿cierto? Entonces, imagina hacer algo como el Arte, cualquier tipo de Arte, que requiere pasión y muchas emociones, mientras que estás deprimido/a. Ni de coña lo haces.

Apoyar un comportamiento dañino como el que genera el Mito del Artista Deprimido es forzar a una persona a vivir en un permanente estado de depresión simplemente por la suposición de que otros disfruten con su trabajo. Es forzar a una persona a buscar personamientos negativos y un terrible estado mental por la impresión social irreal de cómo un artista es. Y, al mismo tiempo, forzar esta situación para dar a la sociedad un resultado artístico mucho peor de lo que un creador sano y feliz podría hacer, porque esta es la realidad tras el Mito.

Lo que puedo sacar de esta situación es que los artistas no le importan a la sociedad, a la gente en general. Esto se ha acumulado en capas durante siglos y la sociedad ha normalizado que enfermedad mental = genial artista. Y que no importa si el artista está sufriendo, porque “es su trabajo”.

 

Mita-Artista-Deprimido-Puta-Basura.jpg

 

Así que tenemos que cambiar esta percepción del arte. No solo porque esté totalmente ERRADO, sino que también, y principalmente, porque no hay necesidad de tener a un artista sufriendo depresión u otras enfermedades mentales para crear. Porque es una p*ta basura. Cambiemos lo que la gente cree sobre cómo los artistas crean y, además, por qué las enfermedades mentales son malas para la gente que las sufre y la sociedad en general. Hagamos que los artistas sepan que el Mito del Artista Deprimido no es real, que todos deben cuidar de ellos mismos y que no hay nada malo en pedir ayuda. Hagamos que los artistas sepan que la salud mental es tan importante como la salud física, y a veces incluso más. Hablemos de esto tan alto como podamos, para los que están al fondo.

Por todo esto quiero comenzar una serie de artículos sobre Arte y Salud Mental, siendo este post que estás leyendo ahora mismo el primero de ellos. Voy a hablar de esos temas que la sociedad no quiere ver y voy a intentar tirar tantos muros de la vergüenza como pueda.

¿Me ayudas a hacerlo? 🙂

Advertisements