Mi fuerza motivadora constante

Hace algunas semanas, posteé un texto sobre mi amiga Elena, un pequeño regalo mío para ella, hablando sobre su increíble personalidad y cómo el mundo es un mejor lugar debido a su presencia. Celebré su persona y su boda y adoré saber lo feliz que fue al leer mi texto. Me sentí genial por su propia felicidad y me gustaría seguir haciendo textos como aquel.

Y, debido a aquello, aquí tenéis este texto. Quiero hablar de mi fuerza motivadora constante, que no es otra que mi amiga “de larga distancia” Marina. Ya he hablado sobre ella y su trabajo antes, pero hoy va a ser un poco diferente. El finde semana pasado, tanto Marina como yo pensábamos que nos veríamos (¡¡por segunda vez en la Historia!!) y este post iba a ir, a su vez, posteado tras verla. Pero la vida ocurre y no siempre puedes tener lo que quieres, ¿verdad? No pudimos vernos, pero estamos buscando muy en serio una manera de vernos en un futuro cercano. De cualquier manera, hoy quería hablar de Marina y de la importancia de tenerla en mi vida, y por qué el mundo sería también un lugar mejor con más gente como ella.

marina

Conocí a Marina hace mucho tiempo, en el lugar más extraño del mundo. Fue alrededor de 2010, en un servidor de rol, y desde entonces, ella nunca ha sido Marina para mí, ni yo he sido Victoria para ella. Comenzamos usando nuestros apodos en aquella plataforma y los usamos incluso a día de hoy. Estuvimos durante largos períodos de tiempo “juntas” (es decir, juntas online) durante un evento de rol muy largo que duró meses, cuando nuestros personajes, Arachne y dalbier, se enamoraron y su increíble historia de amor comenzó. Marina y yo conectamos muy bien y pronto comenzamos a “explotar” aquel genial feeling que teníamos: más allá de muchas estúpidas historias y rápidos chorribujos que ambas planeamos, pudimos disfrutar de horas riéndonos de todo y nada, debido a nuestro muy parecido y también estúpido sentido del humor. Quiero decir, las dos somos rubias 🙂

No obstante, comencé a ver algo increíble en Marina: ella es una artista profesional, que trabajó durante más de una década en un estudio profesional, y actualmente está trabajando en su propio arte, aceptando comisiones y creando un trabajo más personal. Y me di cuenta… ¡¡los artistas realmente existen!! Sí, sé que es una realización muy estúpida y obvia, pero déjame decirte algo: En aquel momento, cuando comencé a batallar con la idea de ser una escritora y, por consiguiente, una artista, pensé que era una misión imposible y que nunca, jamás, sería una artista real porque no existen. Pero… conocí a Marina y ella era (es) una, y fue capaz de trabajar para otros como una. Así que… quizás mi sueño no era tan imposible como había pensado.

Y no solo eso, Marina es una artista en cualquier modo y situación. Es como si el arte exudase por cada poro de su piel, y no piensa ni se detiene a sí misma, sino que permite a la creatividad fluir a través de su cuerpo y su mente. Para ella, ser artista es un modo de vida, no algo que pasa a ratos. Yo había sido, hasta aquel momento, el tipo de artista que bloquea su creatividad por lo que otros pudiesen decir sobre ello, si era correcto o suficientemente bueno, si iba a ser perfecto o no. Me bloqueé a mí misma para ser incapaz de crear, pero Marina no solo se permitía hacerlo sino que motivaba (y todavía lo hace) a cualquier persona a su alrededor para crear y sobrepasar sus límites y ser un artista. Ella, de una manera totalmente indirecta, me dio fuerzas para crear y ser la artista que siempre quise ser.

Luego, años después, la encontré en un lugar muy oscuro, un lugar donde tenía dudas sobre sí misma y su trabajo. Marina, siendo la artista que sé que es, nunca pensó que ella misma era algo genial, sino que era alguien del montón: era una artista porque es lo natural para ella, no porque tuviese el valor de serlo. Y aquella duda propia comenzó a hacerle daño de una manera muy profunda y emocional. Tenía que ayudarla, e hice aquello que ella había hecho por mí: la presioné, intenté motivarla y la ayudé de cualquier manera que estuviese en mis manos. Marina me enseñó la mejor lección que nunca pude aprender y volví a aplicarla en ella: cuantos más artistas tenga el mundo, mejor será, y ha sido mi mantra desde entonces.

Sin embargo, las “habilidades” de Marina no terminan aquí. Está casada, es madre y trabaja, así que tiene el pack completo de grandes y terribles responsabilidades que una mujer puede tener a día de hoy. Y debes saber que ella, incluso sin fallar en sus obligaciones, nunca deja de crear. De verdad que no sé cómo lo hace, pero es capaz de organizar su alocada rutina diaria para siempre tener, al menos, media hora al día para crear, incluso si está tan cansada que podía dormir por días. Con todo, su “excusa” para actuar así es brutal: crear arte le permite superar el día a día y cualquier problema y dificultad en su vida, porque la sensación que obtiene cuando crea y la recompensa que recibe tras crear es muchísimo mejor que nada. Ella también me enseñó esta importante lección y, desde entonces, la aplico todos los días de mi vida.

A pesar de todo esto, Marina es una clave especial en mi vida por algo que solo ella puede hacer. Disfruto de una feliz vida, rodeada de gente maravillosa a la que amo y todos ellos me motivan, en su propio modo, para crear y ser yo misma. Siempre. Sin embargo, Marina tiene algo mágico: no importa cuán deprimida, superada, estresada, rota en mil piezas o totalmente vacía de creatividad esté, solo necesito unos pocos minutos hablando con ella para reorganizar mi cabeza y comenzar a crear de nuevo. Ella tiene ese toque que hace que todo sea posible en el campo de la creación, y una corta conversación con ella sobre… cualquier cosa es normalmente el inicio de un nuevo proyecto entre ambas, una colaboración, la posibilidad de hacer algo totalmente nuevo y excitante…

Marina es ese tipo de persona que el mundo necesita, una persona que te da fuerzas y te motiva para ser la mejor versión de ti mismo, para reconducir cualquier pensamiento negativo en arte positivo, y para ser feliz así como eres. Abraza a este tipo de gente en tu vida y déjales influenciarte con su manera única y especial.

P.D.: En caso de que te hayas perdido el enlace a su arte, ¡aquí lo tienes de nuevo! Ve y dile algo bonito 🙂 -> https://www.instagram.com/marinaizarne/

Advertisements