Permítete pensar

Vivimos en un mundo que vive deprisa, donde no puedes parar, sin importar el por qué. Porque, si paras, estás fallando, lo estás haciendo mal. Eres menos y a nadie le gusta un paria. Así que, ¿existe alguna posibilidad para pensar?

Además, vivmos en un mundo que nos da todo lo que necesitamos, de comida a transporte. Incluso pensamientos. Debido a la gigantesca presión bajo la que vivimos a diario, no hay espacio para que generemos una ideología personal y en condiciones. Todo está al alcance de tu mano para que lo tomes. Simplemente… no preguntes, no pienses.

He visto muchísima propaganda alrededor de mí en cada esquina del mundo, principalmente en Internet. Y, cuando digo “propaganda”, no me refiero solo a aquella política, sino de cualquier tipo posible: estilo de vida, tendencias sociales, mascotas, DIYs (Hazlo Tú Mismo/a), consolas/videojuegos, películas… En resumen, opiniones.

¿Estás a favor o en contra de esto? ¿Qué? ¿Que no sabes de qué te hablo? Entonces estás en contra de MÍ, porque me siento ofendido/a por tu falta de opinión. Es igual, toma mi opinión, la cogí prestada de una página web.

Pero, déjame preguntarte algo: ¿Estás cómodo/a con cómo te sientes siendo alimentado/a con estas ideas/pensamientos/opiniones? ¿Te sientes bien con los que te rodean, es decir familia, amigos, redes sociales, recordándote constantemente que tienes razón y que no tienes necesidad de pensar por ti mismo y/o de cuestionar tus creencias?

Si tu respuesta es “sí”, quizás te has creado tu propia cámara de eco.

¿Que qué es, preguntas? Una cámara de eco es una forma de exclusión de diferentes ideologías y puntos de vista de los tuyos. Es una manera de permitir que entre en tu vida solo lo que te agrade, impidiendo ese choque que sientes cuando una idea, completamente opuesta a aquella con la que comulgas, baile frente a ti y te fuerce a enfrentarte a ella, asumiendo que hay otras maneras de pensar y que, quizás, solo quizás, podrías estar equivocado/a sobre la tuya.

Una cámara de eco es una manera de dejar de pensar por ti mismo, de cuestionar si estás haciendo las cosas bien o mal, de si, en resumen, tienes o no una personalidad propia.

Así que, hazme un favor: permítete pensar. Necesitarás mucho tiempo, posiblemente dolerá, será agotador… Pero serás más sabio/a, más rico/a y con una yo interior mucho mayor que los de aquellos que no lo hacen.

Crea tu propia voz, aliméntala con tus pensamientos e ideas más profundos y brillantes. Lucha por tus opiniones y disfruta de la diversidad que es la vida.

Instagram-30-11-ES.jpg